free counters

Los mejores discos de metal de 2013



 Hace tiempo odiaba las listas de lo mejor del año. Me parecían una forma inútil de llamar la atención sobre algo que debería haber resultado obvio anteriormente. Con el paso de los años se han ido ganando mi estima, no solamente como forma de evaluar el año, sino también de rescatar el oro que se pierde en el caos de la vida cotidiana. Y por supuesto, también son una lista de posibles regalos para los metaleros que haya en nuestra vida.

 Este año nuestra lista sorprenderá incluso a los cínicos más recalcitrantes. En una época en la que el metal es motivo de alardeo entre los colectivos hipsters por lo "innovador" y "rompedor" que resulta, dicha novedad no es en realidad más que material de derribo de los años ochenta: emo, pop punk, shoegaze e indie. La verdadera innovación se produce, como siempre ha sucedido, a nivel underground, porque para liberarse de la mentalidad gregaria es necesario en primer lugar abstenerse de participar en la normalidad.

 Por tanto, lo que puede encontrarse aquí no es lo que suele verse en (a) las revistas o sitios web profesionales financiados por grandes sellos ni (b) la mayoría de pequeños zines y sitios web existentes. Esto es así porque el género en su conjunto ha pasado de la creación en pos de una idea a la mera emulación del pasado, o a una reacción contra el mismo, tratando de adulterarlo mediante influencias externas. Ninguno de estos dos enfoques llega a buen puerto.

 Cuando un crítico selecciona un disco, debería escoger uno que vaya a perdurar en cualquier colección. El tiempo es limitado, y también lo es el dinero. Por esa razón, solamente nos fijamos en aquellas obras que uno pueda adquirir y disfrutar durante años, volviendo a ellas con una noción de asombro y descubrimiento a medida que surgen nuevas perspectivas y matices. Este patrón parece muy exigente, y por eso nos llaman elitistas. Lo que somos en realidad es gente que ama el metal y desea que se vea fortalecido por lo mejor que es capaz de ofrecer, no debilitado al aceptar lo peor.


 Los siguientes discos son aquellos que están a la altura de dicho patrón:


     

 Argus - Beyond the Martyrs 

 Rechazando la noción de novedad como tal, Argus retorna a las influencias fundamentales de los ochenta, formando un grupo que suena como una fusión entre Mercyful Fate, Iron Maiden y Candlemass. Los riffs de guitarra están diseñados para ser inventivos e interesantes por derecho propio, pero al mismo tiempo se reducen hasta ajustarse a la función de cada tema. Como resultado, estas canciones "suenan como" los clásicos en más de un sentido, exhibiendo una naturaleza minuciosa y deliberada, decidida y resuelta. Riffs propios del heavy metal clásico se fusionan con serpenteantes líneas principales que de alguna forma se combinan armoniosamente, bajo la voz lúgubre de un cantante que visiblemente es fan del estilo clásico de Candlemass, tanto en su ejecución vocal como en su sentido de la melodía.


     

 Autopsy - The Headless Ritual 

 Autopsy tienen fama por sus contribuciones al death metal, que alcanzaron su cumbre en Mental Funeral, donde supieron envolver sus tendencias caóticas en una idea propia de atmósfera, creando con ello un oscuro y pausado viaje hacia el subconsciente. De sus trabajos más recientes, The Headless Ritual es el que más se acerca a un equilibrio similar, aunque su meta es lograr algo más corriente. Este álbum tiene como propósito transmitir las emociones propias del death metal clásico, y lo consigue mediante canciones de ritmo moderado que mantienen un equilibrio entre la melodía y unos salvajes riffs cromáticos. Chris Reifert realiza piruetas y forcejea con la batería, marcando violentos cambios de ritmo, a medida que los riffs resuelven una Configuración del Lamento que es mitad nostalgia mitad ingenio.


     

 Birth A.D. - I Blame You 

 ¿Qué pasó con el auténtico thrash, el de DRI y Cryptic Slaughter? De una forma muy similar al hardcore punk que le precedió, el thrash era tan intenso que se acabó quemando tras sólo cuatro años de presencia real. Birth A.D. optan sabiamente por no "resucitarlo", sino más bien retomarlo como si el thrash hubiera sido una fiesta y, al día siguiente, los resacosos participantes despertaran en medio de los escombros. Se ha refinado el mensaje, que fusionaba la anarquía del punk con la búsqueda de un objetivo social propia del metal, y los riffs llevan impreso el influjo speed metal de S.O.D., pero sin llegar a modernizarlos en exceso. Como resultado, estos temas de dos minutos de duración golpean con fuerza, replegándose acto seguido hacia la jungla y dejando atrás sus letras sarcásticas que se ríen de la sociedad por lo estúpida que es. Cuando el disco deja de sonar, queda la sensación de haber recibido demasiada información para procesar al mismo tiempo, mezclada con cierta tristeza por el hecho de que no haya más.


     

 Black Sabbath - 13 

 Conscientes de lo que Black Sabbath significa para los fans, no solamente como entidad bajo ese nombre sino como fenómeno, Black Sabbath integra el sonido de los trabajos en solitario del vocalista Ozzy Osbourne en su música más reciente y refinada, incluyendo también referencias al Master of Reality. El resultado es un disco potente que suena más pop que sus álbumes originales pero, en una época en la que el nu-metal arrasa en la radio, reclama la voz distintiva propia del heavy metal. Al mismo tiempo crea controversia, afirmando la presencia de Dios en este mundo, para bien o para mal, en una era en la que la mayoría de la gente trata de ser polémica de una u otra forma. Un sólido elenco de canciones dispersas pero contundentes hace de este disco toda una lección de inmersión y una transición del rock convencional al metal para nuevos oyentes.


     

 Blitzkrieg - Back from Hell 

 Este grupo comparte miembros con Satan, que también ha vuelto a escena con un álbum de temas convincentes. Al igual que Satan, Blitzkrieg sabe cómo evitar al mismo tiempo el "cambio" por el mero hecho de cambiar (inevitablemente un movimiento lateral a otros géneros populares contemporáneos) y la nostalgia por la pura nostalgia, creando en su lugar un disco que encaja en su discografía pero sin chocar con la sabiduría y la edad de unos músicos ya veteranos. Se trata en su mayoría de canciones directas con coros melódicos, estrofas enérgicas centradas en riffs, y solos armónicamente agresivos ejecutados con agilidad.


     

 Burzum - Sôl Austan, Mâni Vestan 

 La gente decía que quería que volviera el antiguo Burzum. En este disco de música ambient, el espíritu del antiguo Burzum ha regresado. Es un poco más apresurado y menos refinado por una fanática atención prestada a los detalles que sus trabajos anteriores, pero crea el mismo mundo, sólo que rebobinado hacia delante en el tiempo. Se trata de un disco tan práctico como imaginativo. En cuanto al estilo, se asemeja a un cruce entre Tangerine Dream, William Orbit y la música folk escandinava de Grieg, Hedningarna o Wardruna. Intensamente ritualizado, se va desplegando lentamente, como un descenso por mundos míticos, hasta encontrar su propio equilibrio. Una de las mejores propuestas en este campo.


     

 Centurian - Contra Rationem 

 Durante años muchos de nosotros hemos deseado que este grupo holandés se tomara un respiro. Hasta la fecha han compuesto varios discos de riffs rítmicamente intensos y de un martilleo implacable que de alguna forma no consiguen ser del todo coherentes. En primer lugar, componer un disco que suena a toda velocidad de principio a fin implica que pronto termina convirtiéndose en ruido de fondo; por otra parte, siempre ha faltado una melodía o una estructura en las canciones que diera cohesión al conjunto. Centurian ha mejorado en ambos puntos, y se ha moderado en gran medida en cuanto al anterior, de tal forma que ya no trata de sonar como Krisiun, sino que adopta más bien un enfoque estilo Angelcorpse/Fallen Christ abordando el Consuming Impulse. El resultado pone de manifiesto la destreza de este grupo a la hora de componer riffs, y crea una intensa atmósfera de violencia.


     

 Cóndor - Nadia 

 Este álbum debut de un grupo nuevo resulta muy prometedor por su forma de abordar el formato del power metal para intentar insuflarle algo de death metal y funeral doom metal con pelotas. Este disco contemplativo, tocado a medio tiempo en su mayor parte, exhibe un tipo de atmósfera manipulada por los riffs, al estilo del death metal, con una especie de impulso ascendente y un toque heroico en la mejor tradición del power metal. A pesar de ser una nueva formación, aún en proceso de organización, Cóndor es la prueba de que todavía hay vida en el verdadero metal, que puede ser explorada retomando sus motivaciones.


     

 Derogatory - Above All Else 

 Siguiendo la tradición de Vader, Mortuary y otros grupos de death metal de frases rápidas, Derogatory invoca la forma clásica del death metal con un álbum de riffs hermosamente interconectados que revelan una estructura básica pero característica bajo cada canción. Este disco no es conscientemente "retro", sino que más bien emplea la voz del estilo antiguo, y pese a no llevar a cabo ningún desarrollo estilístico, ha sido capaz de encontrar una voz propia.


     

 Empyrium - Into the Pantheon 

 La combinación de funeral doom metal con música folk europea brinda a Empyrium una riqueza de estilo que se exhibe aquí en una retrospectiva de lo mejor de su carrera, presentada en el marco de un directo excepcional. El oyente puede esperar un amplio uso del silencio y la reverberación para desarrollar unos temas que empiezan lentamente y se van volviendo cada vez más cautivadores antes de evaporarse en conclusiones más esotéricas. Mientras que el funeral doom por lo general trata de ser oscuro, Empyrium crea un contraste emocional, a la manera de un grupo gótico, con una belleza que surge del caos sólo para ser estrangulada por la fuerza de lo inevitable y volver a caer al vacío.


     

 Goatcraft - All for Naught 

 Denominado "necroclásico" por el artista, el estilo de música de teclado dark ambient neoclásica creado por Goatcraft ha logrado hacerse un hueco en el panorama underground. A diferencia de la mayoría de grupos ambient, se trata de música de piano, no de varios teclados superpuestos, que emula la intensidad del death metal mediante el martilleo de los acompañamientos cromáticos y los crescendos atronadores. De ello resulta una atmósfera oscura en la que la dinámica se manipula de una forma muy similar a lo que ocurre en la música noise y electroacústica, alterando la pura dinámica y la textura para producir sensaciones. Por encima de esto, Goatcraft va construyendo melodías inspiradas en las obras clásicas.


     

 Graveland - Thunderbolts of the Gods 

 Siguiendo al disco publicado con Lord Wind en 2012, el artista polaco Rob Darken vuelve con un nuevo trabajo, esta vez con su proyecto de black metal, Graveland. Al igual que el segundo disco definitorio de la trayectoria del grupo, Memory and Destiny, este álbum presenta guitarras al estilo del Hammerheart de Bathory que mezclan speed metal y black metal en riffs rítmicos que sirven de telón de fondo para los teclados y las pistas de voz, que esta vez incluyen también voces femeninas y violines. El resultado es una colisión entre heavy metal, neofolk y bandas sonoras de películas épicas, que evoca la gloria de tiempos antiguos.


     

 Master - The Witchhunt 

 Paul Speckmann es una institución dentro del metal, que ha estado siempre presente en el death metal desde su génesis a principios de los ochenta. Su último álbum, The Witchhunt, cuenta con la misma formación estable empleada en los discos más recientes, pero reduce la intensidad general para centrarse en la composición. Riffs rápidos se entremezclan con toques de melodía y los clásicos patrones vocales de Speckmann, que se asemejan a las luchas de la vida diaria, pero subiendo el volumen hasta 11. Mientras que otros trabajos de Master de factura reciente tienden a formar un todo homogéneo, en éste cada canción es distinta.


     

 Profanatica - Thy Kingdom Cum 

 Siguiendo la pista de Necrovore e intensificándola mediante destreza técnica, Profanatica se aleja de los largos riffs melódicos de Profanatitas de Domonatia para componer en su lugar frases cortas y cíclicas dentro de ritmos compactos al estilo del antiguo culto death metal tejano. El resultado es como un álbum primitivo con complejidad incorporada a medida que las melodías se despliegan dentro de las formas rígidas de los riffs, aunando ferocidad y belleza al servicio de la blasfemia. Como todos los trabajos de Profanatica, esto es experimental hasta el extremo, pero Thy Kingdom Cum figura entre sus discos más escuchables.


     

 Rudra - RTA 

 Los maníacos de Singapur vuelven con un disco que emplea riffs melódicos más tradicionales propios del death metal, pero conservando su estructura rítmica basada en el speed metal y probablemente en los rituales hinduistas descritos en sus letras. Como la mayoría de trabajos de Rudra, RTA no persigue la idea de lograr una fórmula ideal que resulte seductora al oído, a la manera de las canciones pop. Su propósito es construir una experiencia, en este caso un oscuro descenso durante el cual se forja la resolución de seguir adelante en mitad del combate, y la personalidad temeraria enmudece con rigidez marcial debido al agresivo silencio del alma.


     

 Satan - Life Sentence 

 La cara más áspera de la NWOBHM, prima lejana del speed metal, vuelve a surgir en este álbum extremadamente musical de Satan. Al igual que sus innovadores trabajos de principios de los ochenta, que presagiaron la llegada de Metallica y el nacimiento del speed metal, Life Sentence presenta riffs ingeniosos en canciones de formato clásico en las que el desarrollo melódico de la voz armoniza los riffs  para llevar los temas hasta su conclusión. Alejándose del speed metal principalmente por basarse en un formato de canción relativamente fijo que enfatiza pares de riffs estrofa-estribillo, este disco no obstante revela tanto la grandeza de la NWOBHM como su relevancia perenne en una era de canciones sin melodía y estructuras musicales aleatorias.


     

 Summoning - Old Mornings Dawn 

 Una vez el black metal terminó de constituirse a principios de los noventa en Escandinavia, dio comienzo la búsqueda del siguiente paso en la misma dirección. Algunos grupos se pasaron al dark ambient, pero otros, como Summoning y Graveland, comenzaron en su lugar a explorar melodías más largas y canciones más extensas y atmosféricas. Summoning adopta un enfoque inspirado por Tolkien y la Edad Media, en contraste con la perspectiva más marcial de otros grupos y como resultado crea una inmersión en oleadas de melodía reminiscente de una sociedad más orgánica. Con Old Mornings Dawn, estos maníacos de Austria parten del aspecto emocional de Oath Bound, explotándolo esta vez en canciones más compactas y separables, logrando uno de los discos de metal más intensos del año.


     

 Von - Dark Gods, Seven Billion Slaves 

 Dar continuación al primer material de Von, Satanic Blood, no es fácil; de hecho, es imposible. El grupo se vería en la disyuntiva entre recrear aquel estilo minimalista y arriesgarse a resultar irrelevante, o bien aventurarse a intentar disfrazarlo de algo que no es. Von ha optado por algo totalmente distinto: crear un núcleo minimalista dentro de un estilo de black metal que suena a ópera rock, produciendo uno de los discos más desconcertantes y al mismo tiempo satisfactorios de la escena del metal underground de este año.


     

 Wardruna - Runaljod - Yggdrasil 

 Combinando música folk, world music, ruidos basados en zumbidos y el tipo de dark ambient ritualista que surgió de la última etapa del black metal, Wardruna es un proyecto paralelo al black metal que ofrece una visión musical distinta. Mientras que los trabajos anteriores parecían guardar cierta distancia con respecto al oyente final, Runaljod - Yggdrasil lo introduce en el interior de una ola de sonido ceremonial cuyo objetivo no es ser procesada por la parte más primaria del cerebro, como ocurre con el rock occidental, sino crear en la mente una experiencia ambiental que resulta abrumadora por apelar a todos los sentidos y canalizar dicha experiencia en pos de una comprensión.


     

 War Master - Blood Dawn 

 El grupo de death metal underground continuista War Master ha publicado este año un EP con cuatro canciones, Blood Dawn, entre cambios de personal y otras turbulencias. Al igual que su predecesor Pyramid of the Necropolis, Blood Dawn se centra en conceptos futuristas y sin embargo antiguos, como si Voivod abordara a Robert E. Howard o Edgar Rice Burroughs. De un concepto tan amplio como éste surgen canciones que lo pulverizan todo hasta el nihilismo, implementando al mismo tiempo el método característico del death metal de combinar riffs en un diálogo interno del que emerge una conclusión, creando una burbuja de misterio que se va llenando de incertidumbre y violencia.


 Disco del año:


     

 Imprecation - Satanae Tenebris Infinita 

 No existe una forma totalmente imparcial de escoger un disco del año de una lista con tantos aspirantes meritorios, pero Imprecation se lleva la palma esta vez tanto por el contenido como por la situación. En lo relativo al contenido, se trata de un álbum sólido que combina un sentido ritualista del desarrollo de las canciones marcadamente black metal con la tendencia del death metal a dar forma mediante riffs abstractos a un todo orgánico. En cuanto a la situación, en Satanae Tenebris Infinita tenemos a un grupo que inició su andadura en 1991, obtuvo cierta fama al publicar la discografía de sus maquetas en 1995 y finalmente ha alcanzado un nivel en el que es capaz de sacar un primer larga duración libre de cualquier influencia previa. Además, Satanae Tenebris Infinita golpea con fuerza y no afloja un solo instante. Cada elemento contribuye al objetivo de crear una transición entre ambientes, como un paralaje permanente a medida que los continentes se desplazan. Si el death metal estaba a la espera de una nueva dirección para avanzar, Imprecation ha abierto la puerta a una nueva ciencia oculta y un nuevo arte de metal subversivo.



(traducción del artículo publicado en deathmetal.org el 25.12.2013)





Belisario 2014

© fotos de sus respectivos autores y/o dueños de los derechos

(material encontrado libremente en la red y reproducido sin ánimo de lucro)